IMAG0074

Renovación de ventanas para ahorrar energía, un minitutorial

Podemos afirmar que las puertas y ventanas exteriores constituyen los puntos sensibles de la envolvente térmica de cualquier edificio; su capacidad de aislamiento es mucho menor a la de las zonas cerradas y, por tanto, son el primer culpable de que la temperatura interior de una habitación no sea confortable.  Y, claro está, el problema se ve agravado cuando las ventanas que disponemos son de cierta antigüedad.

Una ventana de más de 20-25 años, con una carpintería desfasada y formada por un vidrio simple, es una invitación a las filtraciones de aire, la aparición de humedades de condensación (la formación de vaho en las ventanas es una buena señal de que no aísla lo que debiera) y una radiación solar excesiva. La suma resultante es un agujero negro que absorbe rápidamente la energía térmica interior y que obliga al correspondiente despilfarro energético en calefacción y refrigeración para conseguir una temperatura en condiciones. Y si además la ventana cuenta con persiana alojada en cajón independiente y sin aislar, mejor ya ni hablamos.

Ante esta problemática, una vez que decidimos sustituir las carpinterías exteriores por unas más eficientes, la pregunta lógica que se nos plantea es: ¿cómo elegir las ventanas que vamos a instalar en su lugar?

Si entrar demasiado en tecnicismos, lo que determina la capacidad aislante de una ventana es el valor de su transmitancia térmica (que se identifica en los catálogos con la letra U) y lo que necesitamos saber es que cuanto más bajo sea el valor de U, mayor es la capacidad aislante de la ventana. Esta capacidad de aislar depende básicamente del material del marco de las ventanas y del tipo de vidrio que llevan. Profundicemos un poco en cada uno de estos puntos.

 

¿Ventanas de Aluminio, madera o PVC?

Aunque las ventanas de aluminio lacado son las de colocación más habitual, quizá te sorprenda saber que, en lo que a comportamiento térmico se refiere, son las menos eficientes de las tres. El motivo de su popularidad es, efectivamente, su (generalmente) menor precio. Pero si hablamos exclusivamente de capacidad aislante (ya sabes, transmitancia menor (ya sabes, U menor)) deberíamos elegir conforme al siguiente orden:

  1. PVC
  2. Madera
  3. Aluminio con Rotura de puente térmico
  4. Aluminio

Por otra parte, la forma de apertura de las ventanas también es un factor a tener en cuenta. Aquí tampoco hay duda: las ventanas abatibles y oscilobatientes  son más estancas y proporcionan un mejor comportamiento acústico que las ventanas de hojas correderas.

 

¿Y el tipo de vidrio?

 A día de hoy lo mínimo que se despacha para una ventana que pretenda llamarse eficiente es un doble acristalamiento con cámara de aire, el famoso “climalit”. Y aquí la regla es bien sencilla: cuando mayor es el grosor de los vidrios y de la cámara de aire, mayor será la capacidad aislante de la ventana. Podemos elegir desde un 4/6/4 (dos vidrios de 4 mm y cámara de 6mm) hasta un 4/20/6 (vidrios de 4 y 6 mm. con cámara de 20 mm.) en función de la orientación, de las necesidades particulares de cada ventana y, sobre todo, de cuánto podamos gastarnos.

Este doble acristalamiento podemos “tunearlo” eligiendo vidrios con unas determinadas prestaciones adicionales:

- Vidrios de baja emisividad.

Ideales en climas fríos para ventanas de tamaño considerable que reciban pocas horas de sol. Se trata de un tipo de vidrio que presenta una capa de óxidos metálicos que consigue “rebotar” parte de la energía térmica hacia el interior, mejorando por tanto la capacidad aislante del cristal. Con este tipo de vidrios se consigue una disminución importante en la demanda de calefacción.

CroquisVidrio

– Vidrios de control solar.

Son vitales en huecos expuestos a muchas horas de radiación solar y que no dispongan de sistemas de sombreado. Estos vidrios incorporan una lámina que refleja parte de la radiación solar, reduciendo considerablemente la absorción de calor en el interior del edificio y, por tanto, reduciendo la necesidad de refrigeración en verano.

Lo que determina la potencia del vidrio (y el precio) es el factor solar (g). Una vez más, cuanto más bajo sea el valor de g, mayor será su capacidad de protección.

- Vidrios de seguridad.

Optaremos por este tipo de vidrios en aquellos huecos de fácil acceso y que no dispongan de rejas o cualquier otro sistema de protección anti-intrusión. Se componen de dos lunas de seguridad unidas, con una lámina de butiral en el centro, que evita la rotura del cristal en caso impactos.

Un doble acristalamiento con prestaciones de seguridad puede ser del tipo 4/6/6+6 (vidrio de 4 mm, cámara de 6 mm y doble vidrio exterior de 6 mm.)

 

¿Y con la persiana, que hacemos?

Los cajones de persiana son una amenaza para la eficiencia energética, ya que suponen un puente térmico en la fachada considerable. Así que te lo pongo fácil, si podemos evitar la persiana, mejor no la ponemos. Eligeremos contraventanas  o cortinas de control solar, en su lugar.

Si, con todo, prefieres poner una persiana tradicional, éstas deben ser de tipo compacto incorporado a la propia ventana y que disponga de aislamiento térmico la caja de la misma.

 

Conclusión:

Como puedes imaginarte, las combinaciones posibles para elegir un tipo de ventana son casi infinitas. Y peor lo pinto si además te digo que no hay por qué elegir el mismo tipo de vidrio para todas las ventanas.

Si has llegado hasta aquí buscando una respuesta rápida, sin complicarte demasiado la vida y a un precio aceptable, yo colocaría unas ventanas de PVC con un doble acristalamiento 4/12/6, que ya ofrece unas condiciones más que aceptables.

Ahora bien, ya que nos ponemos, vamos a hacerlo bien. Lo ideal es calcular las ventanas mediante una simulación energética para que cumplan con los requisitos de eficiencia energética que establece la normativa actual (el DB-HE del Código Técnico), con lo cual quedarnos tranquilos de acertar con el tipo de ventanas a colocar. Así que, para terminar, permíteme esta cuña corporativa: antes de gastarte una cantidad considerable para la sustitución de carpinterías, pídele asesoramiento a un técnico cualificado.

2 thoughts on “Renovación de ventanas para ahorrar energía, un minitutorial

  1. Muy buen articulo y totalmente de acuerdo con todo lo que expones. La gente debería tener más educación energética para ahorrar, y ahí un papel importante lo teneis gente como tú. A seguir educandonos en eficiencia energética. Un saludo.

    • No puedo estar más de acuerdo Rafa. La eficiencia energético como criterio constructivo no ha empezado a valorarse hasta hace bien poco, y aunque últimamente se va avanzando en información, aun queda mucho trabajo por hacer para concienciar sobre el ahorro energético y la importancia de un buen aislamiento térmico. Gracias por pasarte por aquí, es un lujo contar con tu opinión en estos temas. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>