¿Por qué revitalización arquitectónica?

Antes que nada permíteme agradecerte tu tiempo y darte la bienvenida a este blog. Estás en tu casa.
Puesto que este post constituye el inicio de un nuevo proyecto, supongo que lo más conveniente es empezar presentándome y comentar brevemente qué podrás encontrar en próximas publicaciones.

Me llamo José Ignacio (Nacho) Ortega, soy Arquitecto Técnico y graduado en Ingeniería de la Edificación, y a través de este blog pretendo escribir sobre todo aquello relacionado con proyectos de intervención en edificios existentes, materia que me entusiasma y que he situado en el centro de mi enfoque profesional.

Puesto que este proyecto se encuentra a mitad de camino entre lo profesional y lo personal, como complemento a los artículos relacionados con la temática principal, esporádicamente compartiré algunos de los proyectos en los que intervengo y algún que otro tema sobre el que me haya apetecido investigar, algunos de los cuales rescataré del blog de iProyecta, un proyecto anterior en el que hablaba sobre innovación constructiva y sostenibilidad.

Y entrando en materia ¿por qué revitalización Arquitectónica? Frente a los términos habituales de reforma o rehabilitación de edificios, mi idea de cómo debe ser la intervención sobre edificios o inmuebles existentes se me acerca más al concepto de revitalización, entendido como una propuesta de valor que engloba tres áreas de enfoque:

  • Funcionalidad. El aspecto funcional hace referencia a la utilidad del edificio. El primer objetivo de toda intervención debe ser el de optimizar la relación del edificio con sus usuarios, de acuerdo a las necesidades particulares de cada uso.
  • Calidad constructiva. Es el aspecto más evidente de todo proyecto de renovación, ligado a intervenciones que potencien las características constructivas del edificio para hacerlo más eficiente y optimizar las condiciones de confort en el interior del mismo. Ejemplos de esta línea de actuación son la consolidación de la estructura, la mejora energética de la envolvente térmica, la subsanación de patologías constructivas, etc.
  • Valor económico. En tanto que un proceso de intervención sobre un edificio puede suponer una inversión considerable, dichas actuaciones deben considerarse desde el punto de vista financiero para obtener una rentabilidad económica, bien mediante la revalorización económica del inmueble, bien mediante la repercusión en los gastos asociados al uso y mantenimiento del mismo.

Por el momento sólo me queda invitarte a que vuelvas por aquí y participar del contenido a través de tus comentarios. Todas las propuestas de mejora serán bien recibidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>